Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
PerroTrabuco
Blog de wichojaime quien escribe todo lo que cree saber de su pueblo, Mayarí, al Oriente de Cuba.
04 de Agosto, 2012    General

Venancio, Rey del Cambalache


Venancio, Rey del Cambalache.
"La vida de los muertos está en la memoria de los vivos"
Marco Tulio Cicerón.


  Estoy casi seguro, que en todos los pueblos, sean de Cuba u otra nación latinoamericana, han existido siempre, a toda costa, aquellos personajes de las calles, los busca vida, tal se nos presenta la cañandonga, fruto de agradable sabor que sin embargo apesta; o son como el follaje de un gran árbol que no pare frutos pero atempera. Para mis recuerdos, eso era Venancio, un enorme árbol dador de sombras.
  Venancio era una vidriera andante de cambalaches, aunque no irreverente según apuntala un tango de Gardel. Era un cambista, trocador, canjeador de menudencia. Venancio(Benancio) del Latín - aficionado a la caza - Y en verdad Venancio era un cazador quien por sabiduría natural cazaba la ganga. Cazador furtivo, si se quiere, es decir, ilegal si nos sujetamos a su proceder versátil en la etapa calamitosa que le tocó vivir, aunque solamente era un hombre que por costumbre y oficio intercambiaba cosas. Venancio era obeso, afable, bonachón, visitador de hogares en una época especial de la Cuba socialista. Cazador de pequeñeses, de esto o de aquello, no importaba qué ni su valor verdadero: Lo mismo ofertaba que demandaba. Proponía una vela para los difuntos o cambiaba leche condensada por café, o regateaba lo que auguraba una buena permuta o prometía proponer el artículo de un vecino a otro, él de tercero, como la sota de los naipes...y todo a cambio de qué ganancia? Nadie lo discernía con certeza.
  Venancio era un cazador sin escopeta, es decir, generalmente no usaba dinero en su negocio, igual a los ancestrales trueques prehistóricos o de actuales países en crisis. Ducho era en el manejo del cambalache, en hacer una oferta ventajosa al otro, desprendido al ofrecimiento que parecía darle pérdidas. Además, en aquella transacción sucedía algo que no cabía en la Cuba de entonces, la misma Cuba de hoy - "para que exista el trueque entre individuos debe existir previamente la institución de la propiedad privada"- y eso, quedó desactivado en el Socialismo. Venancio se convirtió entonces en un traficante ilícito de nimiedades.
Venancio irrumpía en todas las casas y conocía a todos sus habitadores y sabía de todas sus carencias. No dudaba si entrar por el callejón o tocar a la puerta. Sabía llegar y salir, sin daño ni perjuicio. Y lo asombroso en él, quien siempre me pareció un tipo tonto o simplón, Dios me perdone el yerro, era que conocía el nombre de todos sus clientes, aquella abuela, esta madre, ese padre, los tíos y sobrinos de todos los barrios. Era un habilidoso lleva y trae, un fenicio del trueque, un mercader primitivo - yo casabe, tu calabaza, chenche por chenche - o sea, intercambio sano.
  Cierta vez lo vimos llevar una guitarra que no sabía rasguear, ni siquiera pulsar una nota, la más simple, pero allá iba o acá venía Venancio con su guitarra a cuesta, tal se remolca una pesada cruz, como una promesa pactada con Changó. Quizá adquirió el instrumento musical en un trapicheo inconveniente y comprendió luego, demasiado tarde, que no le servía para nada porque era él tan buenazo como zurdo.
Un mal día se nos murió Venancio. Desapareció el Rey del Cambalache. Quedó sepultada en el olvido ingrato la figura impar de aquel hombre que bien merecía una estatua en cualquier parque de mi pueblo, San Gregorio de Mayarí Abajo, pueblo que como todos los pueblos y ciudades de Cuba tiene la mezquina costumbre de levantar efigies marmóleas únicamente a mártires y héroes de la Patria, y desconoce la gente sencilla hacedora de pueblos, aquellos humildes caminadores de sus calles. Haría falta una estatua formidable que lo calque tal fue, paradigma de la inocencia, antonomasia del bisnero, arquetipo del baratista, imagen del cambista innocuo, practicante del valor simbólico, no capital, sino de necesidad.
  Venancio, en estas líneas te vindico, te rehabilito para que transites por la eternidad trafagando mercadería barata, porque morir después de muerto es castigo diabólico inmerecido.
 

Palabras claves
publicado por wichojaime a las 20:53 · 2 Comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (2) ·  Enviar comentario
Wicho lo describes te tal y como era. Cuantas veces lo vi con su Jaba de yarey o de Saco mortarselse en la maquina a mi Papa con todos aquellos inventors e ideas. El gran Venancio Mandarria.

Tony
publicado por Juan A Sanchez, el 04.08.2012 22:44
Wicho, siempre genial. Gracias por estas entregas.
Ah, por lo menos yo no me acuerdo de Venancio.
publicado por Orlando, el 06.08.2012 11:38
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Luis Jaime Saiz

Coleccionista de lapiceros. Me gusta la pintura, la música,la comida,jugar con mi nieto,leer y escribir.

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» Curiosidades (14)
» General (14)
» Literatura (6)
» Poesía (7)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» Arsenio Martínez Campos...¿mayaricero?
» Ausencia
» Cañandonga, marañón y burundanga. 21 cuentos sencillos
» Compañero, chequendengue.
» Dos cosas curiosas y sorpresivas
» Drácula. Cuento corto
» El cazador de bandidos. Cuento corto
» Nombre de las calles
» Poema a la mujer ideal
» Ulise el bobo. Cuento corto.
SE COMENTA...
» Los Jodedores
2 Comentarios: Gelson Querol Soria, Orlando Hernández
» Drácula. Cuento corto
11 Comentarios: maegeory, ELENA, ELENA, [...] ...
» Venancio, Rey del Cambalache
2 Comentarios: Orlando, Juan A Sanchez
» Mi cumpleañisco
8 Comentarios: Jorge J Rodriguez, Jorge J Rodriguez, luis jaime saiz, [...] ...
» Ausencia
1 Comentario: Orlando
MARCADORES flenk
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad